Saltar al contenido
buscarparejaideal.com

Porque voy a estar lleno de mi marido

14 junio, 2021

La palabra sumisa se define como:

Vaya, qué mujer quiere ser descrita al respecto sobre todo en el contexto de una relación? Seguro que no. No sé quién lo haría. Si hablara de estar sujeto a esta definición, habría un problema real. Por suerte, no.

He aquí la definición de mi subsección: dejar disfrutar de sus verdaderos orígenes femeninos decidiendo conscientemente abandonar a vosotros mismos, vuestra mente, tu cuerpo y el espíritu al hombre que ha acogido a su vida porque ha demostrado que está en línea con su visión de la vida. y la verdad. .

A continuación le indicamos cómo ser sumiso con su marido.

La palabra clave de esta definición es “mostrada”, lo que significa que ha de actuar detrás de las palabras o que su presentación no funcionará para que se sienta explotado y desconectado.

Permítanme pintar una imagen de cómo es ser sumiso a mí y como ser sumiso a un marido.

Conozco un hombre temeroso de Dios, firme, honesto y amoroso. Demostrar, mediante sus acciones y no sólo las palabras, que eres un buen líder, decisor y visionario. Menosprecia sus propias necesidades y pone las necesidades de la relación en primer lugar sin sentirse débil ni explotado.

Sabe muy bien quién es y ha dedicado el tiempo a hacer el trabajo propio necesario para tener una relación de éxito. Está dispuesto y puede ser vulnerable y no duda en mostrar que soy importante en su vida.

Si un hombre me crea estas cosas en nuestra relación, me relajaré y soltaré mis orígenes verdaderamente femeninos.

Estaré abierto a él y lo dejaré entrar emocionalmente, mentalmente, sexualmente y espiritualmente. Le permitiré ser un hipócrita completo y tener confianza en sus defensas y decisiones porque ha demostrado que está disponible, capaz y capaz.

Nunca le haré saber todo, sino que me sentiré cómodo pidiendo su ayuda y su opinión sobre él.

Dejaré que me muestre el camino porque ha demostrado que mis mejores intereses están en el fondo. Seré su fuerza cuando sea débil y siempre le daré consuelo y apoyo.

Poder poner todas estas cosas en una relación es una afirmación firme para que la mayoría de las mujeres consideran que siempre tenemos algo para demostrar; debemos expresar que somos iguales. No quería ser siempre fuerte con mi hombre; Quiero la capacidad de relajarme y sé que tiene el volante.

Esto no quiere decir que tomará todas las decisiones y me trasladará a ningún objeto sin vida.

Lo que digo es que si un hombre ha demostrado que mi amor vale la pena (y vale la pena para mí), sé que tiene el mejor interés, así que lo dejaré tomar el relevo.

Retrasar tu marido significa que sabes que tu relación es fuerte.

Sabéis que sois fuertes y sabe que es fuerte porque está dispuesto a renunciar a la voluntad natural de autoconservación de abandonar por el bien de la relación. Es algo bonito.

Entiendo perfectamente que esto va en contra del movimiento feminista moderno.

Sí, el movimiento que escribe “Soy una mujer, escúchame rugir” y “No necesito hombre”. Lo entiendo. Creo firmemente que este movimiento ha creado más de lo necesario de lo que se ha escogido.

A las mujeres se les ha pedido que “lleven pantalones” en nuestras relaciones porque algunos hombres no entienden cómo dirigir la casa y no quieren serlo.

Además, como la maternidad monoparental es tan frecuente, las mujeres se han visto obligadas a convertirse en madres y padres. Por eso es muy difícil cultivar la confianza con un hombre, lo que dificulta nuestra capacidad y nuestro deseo de ser pacientes en nuestras relaciones.

Teniendo en cuenta el número de relaciones inadecuadas, estándar, disfuncional y que engloba todo lo que he tenido cuando aún lo he renunciado a todo, he de suponer que presentaré un pastel de hombre (que se ha demostrado que merecía).

Al fin y al cabo, tenía relaciones en que me daba un exceso de trabajo, estaba sobrevalorado y me vi obligado a ser el jefe de familia por necesidad, porque mi significado no estaba tirando de su peso.

Este juego de rol inverso creó una gran confrontación y lío cuando finalmente escuché: “¿Qué sentido tiene estar en esta relación si soy yo quien lo hace todo?”

Así, cuando terminó mi última relación, prometí que ya no trabajaría mucho para alguien que no trabajaría o que no sería tan difícil para mí.

No sé si conoceré el hombre que será digno de mi satisfacción, pero cuando me preocupará.

Estoy seguro de que el conoceré cuando lo vea porque he trabajado mucho conmigo mismo para entender perfectamente qué quiero y por qué lo necesito.

Más para ti a YourTango:

Cuando aparezca en mi vida estaré preparado, dispuesto y capaz de mostrar la nueva presentación sexy sin lugar a dudas.

Este artículo se publicó originalmente el Lecciones para la madre y el bebé. Reimpreso con el permiso del autor.