Saltar al contenido
buscarparejaideal.com

18 maneras de ser un marido mejor cada día

13 marzo, 2021

Para cualquier hombre que sea marido, hay muchas posibilidades de interrumpir su mujer en algún momento. Para algunos de vosotros sólo era mañana.

Y es posible que en algún momento haya escuchado «no creo que me amas» o «Ya no hacemos nada». Tu mujer puede pedirte más afecto, más amor o incluso más tiempo.

Ser hombre no incluye manual y tampoco aprende a ser un buen marido. Ser buena mujer sólo es una parte de la ecuación, pero es una parte importante.

Para aprender a ser un marido mejor, empezamos mirando lo que hace que sea un gran marido.

¿Qué tipo de hombre es un buen marido?

Cuando piensas en un buen marido, que imaginas? Quizás Charles Ingalls o James Evans del entrenador Eric Taylor, o cualquier otro programa de televisión clásico?

Mucha gente incluso recuerda que Gómez Addams es un marido ideal (aunque divertido) para la televisión.

Estos modelos de televisión pueden ser fantásticos, sobre todo si no ha crecido viendo a su padre actuando como un buen marido. También tienen sus defectos, al igual que en la vida real.

Entonces, ¿qué tienen en común estos maridos imaginarios? Todos son buenos para sus mujeres.

Nadie enseña a los hombres a ser buenos con sus mujeres ni a dar una sensación especial a la mujer, por eso debemos ser capaces de modelar un anestésico.

Los buenos maridos son proveedores, pero esto no se quiere decir sólo en el sentido financiero. Proporcionan amor, sabiduría y un lugar seguro para compartir sus sentimientos.

Aquí tiene las cualidades de cualquier gran compañero, independientemente del sexo. Pero los maridos, en particular, sienten mucha presión porque siempre se alimenten, no sean nunca emocionales y sean siempre los fuertes de la relación.

Pero, realmente, por ser un marido mejor hay que saber cuándo tiene que salir su lado más suave.

Un buen marido debe hacer frente a su tristeza, cumplir su trauma anterior y cultivar su bienestar emocional para que pueda ser un compañero feliz y sano. No puede tener miedo de sus sentimientos ni de las opiniones de los demás sobre él.

También son hombres independientes de tipo independiente, pero no son demasiado independientes. Un buen marido cree que su matrimonio y su familia son su «base natal», por lo que algunos de ellos siempre están emocionados de ir a casa y pasar un tiempo de calidad juntos, incluso cuando no está .

Un marido está orgulloso de su matrimonio y de su mujer. No tiene miedo de las manifestaciones de afecto públicas, ya que está orgulloso de su lugar en la vida.

La verdad es que no hay ningún «tipo» de hombre que sea un buen marido. Ser un buen marido es un estado de ánimo, una actitud. Se trata de crecimiento y compromiso con el bienestar no sólo para ti mismo, sino para tu matrimonio y tu familia.

¿Cuáles son las cualidades de un mal marido?

No siempre es fácil ver hombres malos. A menudo, un chico malo hace un espectáculo que pueda ver que es un buen hombre, pero cuando está en casa lleva todos sus malos sentimientos y frustraciones a su pareja ya sus hijos.

Uno de los signos distintivos de un villano es el ojo errante. A no ser que tenga una relación abierta, un buen marido nunca se esconde. Esto es lo que hace un buen marido. Los maridos malos, pero, siempre piensan donde la hierba es más verde y cómo puede satisfacer sus necesidades y deseos, sin pensar nunca en cómo su comportamiento puede afectar su pareja o su familia.

Los malos maridos, aunque sean leales, tienden a ponerse en primer lugar a ellos mismos ya sus intereses. Ven su boda como un accesorio o como algo para satisfacer sus necesidades, en lugar de una verdadera asociación en la que cada miembro de la familia satisface sus necesidades.

Los malos se quedarán fuera de casa tarde, sin preocuparse de que alguien les pueda preocupar. Este tipo de personas mentirán o rehusarán la verdad sobre dónde eran o con quién estaban. Los malos maridos suelen ser muy deshonestos y prefieren pasar más tiempo solos o con amigos que en casa.

El matrimonio es un matrimonio maravilloso donde las dos partes construyen una base sólida juntos. Un mal marido ve esta fundación como propia e incluso puede ver a su cónyuge como parte de esta fundación en lugar de una pareja igual.

Un hombre malo es grosero o cruel cuando está de mal humor y se niega a hacer ningún trabajo para crecer o convertirse en un hombre mejor.

Los hombres violentos son, por supuesto, los peores maridos y nadie debería vivir abusos emocionales, físicos ni de ninguna otra manera. El abuso no es un rasgo que pueda hacer el hombre y no se puede curar con la promesa de que lo hará mejor.

Si está casado con una pareja abusiva, sepa que merece mejor y tómese seriamente los signos de alerta de abuso pedir ayuda! Hay hombres verdaderamente maravillosos en este mundo que nunca harían daño a alguien que aman.

Si desea ser un marido mejor, hay algunas cosas que debe asegurarse de hacer, todo ello conducirá a un matrimonio feliz.

18 maneras de ser un mejor esposo y ser bueno con tu mujer.

1. Desarrollar una brújula moral.

Todo hombre debe tener un sentido de la moral anclado en una filosofía de vida o una religión.

Tenga lo que tenga, asegúrese de que su mujer y vosotros estéis de acuerdo. Y luego, también basáis su matrimonio en estas creencias.

Si tiene dudas, practique la regla de oro: a la vida y al matrimonio. Es un lugar fantástico para empezar a tratar a los demás tal como gustaría que te trataran.

2. Cree en ti mismo.

Algo que estamos bien, ya que los hombres es tener fe en nuestras carreras y las mujeres encuentran atractivos los maridos seguros. Sí, la confianza en tu amor crecerá, pero debe empezar en ti.

Asegúrese de como suyos, proporcione la y apoyadles en su matrimonio. Cree en ti mismo incluso como pareja casada.

3. Conócete a ti mismo.

Ningún hombre es perfecto. Por lo tanto, ningún marido es perfecto, por muy bueno que sea.

Haga un inventario de sus puntos fuertes, puntos débiles, malos hábitos y expectativas poco realistas sobre el matrimonio. Y, aunque tal vez no sea perfecto, reconozca que puede luchar por la excelencia y que a la larga este esfuerzo le servirá mejor.

4. Conozca su mujer.

Igual que necesita hacer un inventario de sus pertenencias, debe hacer un inventario del equipaje bueno y poco saludable para una mujer introducida.

Tenga la seguridad de que ambos tiene «puntos ciegos» que hay que abordar para mejorar el matrimonio y procure comprenderlos y abordarlos juntos.

Ser honesto con los demás y tener en cuenta todo lo que lleve a la mesa es una buena manera de mejorar su matrimonio.

5. Sé estudiante del amor.

Un matrimonio feliz viene de saber que su cónyuge debe sentirse amado, respetado, respetado y apoyado. Y sepa que esta es una experiencia de toda la vida.

Escuchadla y sus necesidades con la intención de entender a un nivel más profundo y convertirse en un mejor amante. Su matrimonio mejorará.

Una manera de hacerlo es comprender la psicología social, que, según Wikipedia es decir, «el estudio científico de cómo la presencia, la imaginación y la comprensión de los otros están influidas por los pensamientos, sentimientos y comportamientos de los individuos».

Como mejoramos la presentación de nuestro socio? Como estamos motivados? ¿Qué hacen el matrimonio y el amor por ti, tu pareja y tu pareja?

6. Sé profesor de amor.

En lugar de eso, debe explicar a su mujer lo que necesita para sentirse amado, respetado, respetado y apoyado. Aunque puede ser sorprendente de muchas maneras, necesitará que le diga lo que necesita en este matrimonio.

Abrir estas líneas de comunicación y tener entrevistas (a veces difíciles) aumentará la luz de su matrimonio durante los próximos años.

7. Desarrolle su vocabulario emocional.

Para convertirse en un profesor de amor más eficaz, deberá desarrollar las palabras que mejor se adapten a los oídos de su mujer. Es decir, tenemos que ampliar más que frases como «Lo que quieras, niña» o «Estoy bien» o «No quiero hablar».

Siempre os agradecerá y te sentirá más cerca cuando pueda «hablar su lengua», así que piense en estudiar las lenguas del amor y luego discutirlas con ella.

8. Haga que su relación sea única prioridad.

No tiene que pensar en su mujer todo el tiempo que se encuentra en el trabajo ni cuando se toma una copa con los chicos.

Pero si se le da prioridad, todas las decisiones que tome sobre su vida (es decir, despedir su cabeza, coquetear con otras mujeres, beber hasta que deje de fumar) deberían basarse en cómo afectará su matrimonio.

Sin embargo, sed fieles a vosotros mismos, pero tenga en cuenta las consecuencias más profundas de sus elecciones antes de ponerlas en práctica.

9. Acepta su interdependencia.

En el matrimonio, los anillos de boda son las únicas cosas que le pertenecen a él ya él mismo. Estrés vital, problemas de salud mental, problemas de abuso de sustancias, estrés financiero, niños difíciles: son problemas compartidos.

A continuación, compartir abiertamente sus luchas y retos con tu mujer para que ambos puedan hacerles frente en equipo. Al fin y al cabo, la unidad viene con el poder y las relaciones saludables son poderosas.

10. Vuelve a salir con tu mujer.

Estoy seguro de que ha escuchado el dicho: «Todo lo que sea necesario para conseguirlo, hay que conservarla».

Ha pensado en maneras de sonreír y divertirse (por ejemplo, baile, comedia, conciertos). No es fácil para ella pensar que los buenos tiempos se han terminado.

Mantenga viva su chispa, su pasión y su respeto por vosotros, continuando con su cautela mucho después de la cita de vuestra boda. Animarla a enamorarse de ti en tu vida diaria es lo que la hará sentir bien y te mantendrá ocupado.

Por trivial que parezca, programar una cita por la noche es de gran ayuda. Haga una ventaja y sed creativos a la hora de hacer planes.

11. Mostrar cierta pasión.

Al igual que tiene pasión por su equipo deportivo favorito o por los videojuegos, demostrar pasión por ser un gran marido.

Sed apasionados de hacerla sonreír, darle un poco de tiempo (por ejemplo, comprar un tratamiento de spa, darle un baño de burbujas) y pasar un rato de calidad con ella. Haga contacto visual con ella, tome unos segundos y sonríe.

Tendencia a YourTango:

12. Lucha por el matrimonio.

A las mujeres les gusta ser deseables y necesarias, incluso cuando están enfadadas por el matrimonio.

El hecho de que diga que no está contento no quiere decir que te rindas. Por el contrario, un buen marido lucha más para conseguir que el matrimonio funcione.

Encuentra un terapeuta de pareja y haz el trabajo real para ser un mejor marido y dar a tu mujer todas las posibilidades de duda. Así divulga a alguien de confianza.

13. Seleccione la asertividad.

Puede optar por ser pasivo, agresivo o asertivo, y ser asertivo es la clave para lograr un matrimonio con éxito.

El hombre pasivo es el que siente que no tiene voz en el matrimonio, no toma decisiones y se da cuenta con todas las decisiones de su mujer.

El hombre agresivo es quien habla demasiado y demasiado triste, intimida y hace difícil decidirse.

Y el hombre exigente es quien tiene confianza, se comunica eficazmente y respeta sus diferencias de opiniones.

Este enfoque de sus relaciones es el camino a seguir. Otros no provocarán fracciones subyacentes en su matrimonio.

14. Sé divertido.

No hay que ser divertido con Chris Rock o John Mulaney. Sólo debe poder reír de sí mismo, reírse de la vida y risa de su mujer. Nunca he conocido a una mujer que diga: «Mi marido me hace reír mucho».

Y aparte, un poco de risa en su día te hará más feliz y, por tanto, más disponible y capaz de conectarse emocionalmente, románticamente e intelectualmente.

Incluso le puede sorprender lo que hace para su vida sexual.

15. Ver a tu mujer que la respetas.

Mostrar respeto puede ser tan sencillo como decir «por favor» y «gracias». Desea difundir estas expresiones de su agradecimiento a las conversaciones diarias con ella.

Algunos ejemplos de veces para mostrar respeto incluyen después de cocinar una comida, pasar un tiempo de calidad con vosotros, ir a comprar al supermercado o despertar con el bebé llorando a media noche.

Estos pequeños gestos ayudan mucho a mantener la felicidad a largo plazo.

16. Haga sus tareas domésticas.

Si uno de ustedes trabaja fuera de casa, puede ser difícil encontrar un equilibrio a la hora de decidir sobre aquella «cuota justa». Pero pase lo que pase, puedes hacer un mejor marido haciendo más tareas domésticas.

No es divertido, pero forma parte de la vida y las mujeres suelen hacer también una cantidad desproporcionada de tareas domésticas mujeres que son las principales ganadoras del pan!

A menudo esto provoca malos tratos y muchas mujeres tienen miedo de renunciar por miedo de discutir.

Recuerde, también vive. Estos son su lío (y sus hijos también!). Tu mujer no es tu empleada, es tu pareja y el amor de tu vida. Trata-la así y no suponga que limpiará felizmente después de ti.

17. Agregue con frecuencia, de manera verdadera e incondicional.

Las sugerencias son una especie de respeto y un tipo de respeto. Deje que su belleza y el valor de su mujer influyan en sus expresiones verbales.

Hágalo parte de su rutina diaria. Todo el mundo en este planeta podría usar una pequeña alabanza emocional para hacer el día más brillante. Y compartiendo su amor con ella de este modo, probablemente le devolverá el favor.

18. Practica la paciencia.

El matrimonio es un viaje. Siempre creces como marido como tu mujer siempre crece en su papel de cónyuge.

Sea paciente con ella porque es paciente con vosotros. Disfruta de ello y de ahora de tu matrimonio frente de tu relación con la relación de otra persona.

Un matrimonio exitoso empieza y acaba siendo responsable de sus acciones y de su impacto en el matrimonio.

No puede hacer atajos sin determinadas consecuencias. Si adquiere estos rasgos, se le presentará una versión mejor, que es una inversión en mi esposa y yo en un matrimonio más feliz que te mantendrá satisfecho durante los próximos años.